DIATRIBA EBRIA

Dame más vino,
que la vida es nada.
Fernando Pessoa

En la médula del tiempo
voy contando los segundos que me restan
hasta ti:
bellas mujeres y bolsillos vacíos
¡qué ingrata sensación!

Colisionado contra la noche luego
dentro de ese borracho que navega funámbulo
hacia cualquier deshecha madrugada.
Y entre las arrastradas sombras que la ciudad militan,
callejeando,
buscando sin medida
los arcanos del tiempo y su memoria,
con la ingenua semblanza de lo que somos:
frágiles alquimistas, goliardos fabulados.
Infrecuentes testigos de nuestra propia copla.

Y un sartal de mistrados nombres
que el siroco febril desparrama
por el margen inferior de los recuerdos,
trama un deseo rugiente que abofetea
los solitarios rostros de esas otras tabernas:
pulcros atrios modernos
donde vomitan bagatelas diarias
plácidas señoritas y novísimos hombres
en la decrepitud de símil postvanguárdico.
Hacia el resumen cierra la mala compañía
de ese ronquido sordo que cunde en la garganta:
¡que ya no hay nada contra lo que vivir!

Mas si la aurora de sorpresivos tonos zarcos
trajera algún retículo donde filtrar la decadente estirpe
que hoy ofician los falaces signos de la estética,
fragmentos líquidos de la vida que pasa
entre agonizantes sentimientos,
apenas ya una pizca de rabia
para asentir que nada queda
que no esté notariado.
Y habremos aprendido de un puro golpe
la sentencia total de nuestra estancia
en este expansivo universo,
bastante equivocados como vamos.
Mujeres bellas
y bolsillos vacíos en un mundo sin sentido.

3 comentarios:

alumno casto dijo...

Hola soy un joven de 17 años al cual su poesía ha conmovido, eres un gran artista, no pares nunca de escribir y si alguna vez siente ganas de abandonar piense que fue la inspiración de un joven que casi se considera poeta.
Un abrazo.

ana dijo...

es muy bonita,hermosa y hace comprender que hay que amar

Anónimo dijo...

es bonito,hermoso y a mi me a ayudado a pensar en amar